Los Jueves

April 9, 2020

Desde hace unos años los jueves son unos días muy especiales para mi, desde que publique mi primer libro solamente bloqueándome ese día para escribir. En tan solo tres meses ya lo tenía, las historias fluían con el hábito de sentarme todo el día, ponerme delante del ordenador a escribir, desde por la mañana a la tarde, haciendo breaks y tomando tinto también. Hoy en día sigo escribiendo artículos en mi blog, sigue siendo el jueves el día para esto. También actualmente ayuno un día por semana, el jueves es el día elegido para saltarme la comida, para ponerle una causa o un motivo, como aprendí de Desmond Tutu que lo hace porque sus hermanos africanos aún siguen muriendo de hambre.

 

Hoy es Jueves Santo y creo que Dios nunca estuvo más presente que en este momento, se le puede ver en todo el mundo y en muchos gestos, brilla y trae esperanzas en medio del caos y la muerte, inspira para combatir el miedo y la apatía, se eleva por encima de la mediocridad y la avaricia, se corona sin espinas.

 

Hoy en día se puede encontrar a Dios en la generosidad de muchos vecinos, que se ayudan entre ellos o ayudan a su comunidad, gestos sencillos llenos de humanidad. También se le puede ver en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, como les llama mi amigo Dani, que siguen trabajando para mantener a la ciudadanía a salvo. En las agencias de seguros, donde trabaja Moya, que no es muy de ir a misa, pero se esfuerza para ayudar a los que lo necesitan. Sin duda se encuentra en los hospitales, uno puede ver a Dios vestido de médico, también de enfermero o enfermera, como mi amigo Raul y otros voluntarios, pero sin duda hay que reconocer que se encuentra presente en las señoras de la limpieza, como Gelines, señoras que dedican su vida a trabajar duro, todas las semanas, pasando desapercibidas para la mayoría, esforzándose mucho por hacer bien su trabajo, en hospitales, oficinas o casas particulares. Yo vi a Dios incluso presente en el mundo corporativo, la verdad es que no me lo podía creer, cuando empecé a escuchar una serie de acciones solidarias o de RSC, llevadas a cabo por directivos y empresarios comprometidos con la situación, que van despertando y dejando de hacer marketing social para arrimar el hombro y ayudar de verdad. Por supuesto en las ONGs o Empresas Sociales como la de Antonio, que han donado cerca de 1 millón de botellas de agua a hospitales en toda España. Escuché que algunas personas lo vieron en el supermercado, también en farmacias y estancos, me recordó a la frase que escuchaba de chiquito: Dios está en todos lados.

 

Da igual que seas cristiano, musulmán, hindú o incluso ateo, da igual que lo quieras llamar Dios, Maoma, Buda o La Madre Tierra, tampoco importa esto, lo que importa es que algo está pasando ahora, algo extraordinario, que llena los corazones de alegría y las casas vacías, que nos enamora de nuevo con la raza humana, que nos hace mirar al planeta con otros ojos, que trae esperanza y propósito; hemos recuperado la FE, se trata de creer. Creer que es posible un mundo mejor, donde todos nos ayudemos, donde brote la solidaridad en cada esquina, donde acabemos con estas desigualdades enormes, donde ninguna persona se muera de hambre, donde acaben las guerras y los combustibles fósiles, donde ninguna especie se extinga, donde aprovechemos cada oportunidad para ayudar a los demás, para dar lo mejor de nosotros en la tierra y en el cielo, donde estemos rodeados de ángeles que nos ayuden cuando lo necesitemos.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

El entusiasmo

September 10, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

September 10, 2020

September 3, 2020

August 21, 2020

July 30, 2020

July 16, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags