¿Cómo me identifico con Madiba?

February 10, 2017

Tras leer recientemente la autobiografía de Nelson Rolihlahla Mandela “El largo camino hacia la libertad” y ver la película “Adios Basana" (elaborada a partir de la biografía de uno de los carceleros de Mandela), he podido entender mejor que es un luchador de la libertad, como él mismo se define. Quiero compartir aquí algunas historias que considero de interés y que quizás no conozcas, también con las que me siento identificado.

 

Para muchos resulta una sorpresa saber que Madiba fue abogado tras estudiar derecho y comenzar como aprendiz en una firma de Johannesburgo. Esos pasos le sirvieron para adentrarse en la política. En 1953, fundó con un socio su propia firma que tenía su domicilio en el centro de Johannesburgo. De hecho, era la única administrada por profesionales de raza negra en todo el país. En aquella época le gustaba vestir al estilo inglés, aunque después fue valorando más la importancia de usar las prendas de sus ancestros.

 

Cuando abrí mi primer negocio con 21 años, un amigo me llevó a una sastrería y me hice mi primera camisa a medida. También compre una americana estilo inglés y unos zapatos hechos a mano, que me ha acompañado durante largos años. Para las ocasiones prefiero usar este estilo elegante a la vez que informal, ya que no me identifico con los trajes oscuros y las corbatas; la mayoría de los directivos y empleados de grandes empresas llevan ese código de vestimenta y considero que es una manera de perder la individualidad y estilo propio, de uniformizar a las personas. También he regresado a los castellanos, zapatos típicos españoles y nunca he dejado de usar alpargatas. Considero que el mundo hoy necesita más que nunca que compremos local.

 

Al final de su periodo en la cárcel, tras las presiones internacionales y el caos de violencia que vivía el país, se empezó a entrever la posibilidad de que Madiba fuese liberado. Por ese motivo, empezó a recibir ciertos beneficios, como el acceso a libros. A lo largo de los 27 años que estuvo en la cárcel no podía leer más que algunas noticias del periódico, que clandestinamente circulaban por la prisión, y en esos últimos años, de repente pudo dar rienda suelta a su imaginación y alimentar su mente con la lectura.

 

Desde hace varios años que estoy en Colombia y he comenzado a dar conferencias y talleres, dedico una parte importante de mi tiempo a la lectura, leyendo entre 45 y 50 libros al año, especialmente en los desplazamientos en transmilenio por Bogotá, que siempre son largos. Es increíble poder conocer de primera mano algunos aspectos de las vidas de personas relevantes, como Madiba o Gandhi, a través de sus maravillosas autobiografías, y de otros pensadores como Zygmun Bauman, fallecido recientemente, pero que hasta los 90 años seguía escribiendo dos libros por año y dando conferencias. También exponerse a las ideas y pensamientos de otras personas, nos ayuda a abrir la mente y cuestionar nuestra verdad, es la vía necesaria para construir la Paz y la hermandad.

 

Entre los beneficios carcelarios de los últimos años, le trasladaron a una prisión con un gran patio, donde le permitían cultivar. Comenzó con unas pocas plantas y acabó armando una huerta. Le gustaba mucho ese tiempo que pasaba dedicándoselo al cuidado de las plantas, y tras largos años en la cárcel ya había aprendido lo que es la paciencia, por tanto no suponía ningún problema esperar para luego cosechar.

 

Este año decidí moverme con mi esposa a vivir al campo, nos fuimos a Tabio, a las afueras de Bogotá, donde comenzamos también a cultivar. Tenemos una pequeña huerta con 4 camas, donde sembramos patatas, cebollas, lechugas, maíz, zuquini, romero y alguna que otra cosa más. Debo decir que hasta el tercer intento casi no lográbamos sacar nada, pero ahora disfrutamos mucho recogiendo los frutos. La dedicamos tiempo los domingos y nos ayuda a desconectar de la ciudad. Aprendemos e intercambiamos con los vecinos y vamos generando comunidad. Además me ha ayudado mucho en mi transición hasta hacerme vegetariano.

 

Otros datos que quizá te puedan interesar es que practicaba boxeo, intrigado por su ciencia y no tanto por la violencia. Tuvo un pequeño papel en la película Malcom X y fue un maestro del disfraz; para huir de las autoridades cuando estaba en la clandestinidad se disfrazaba incluso de chófer.

 

 

Y tu ¿cómo te identificas con Madiba?

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

El entusiasmo

September 10, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

September 10, 2020

September 3, 2020

August 21, 2020

July 30, 2020

July 16, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags