La competencia

Ayer salió este tema en una conversación y me dejó pensando. La verdad es que me sorprende tanto en el mundo social que se den estas situaciones, que se pase por encima la ética y los valores. Situaciones más fáciles de encontrar en el mundo de la empresa tradicional, pero que nunca pensé que se trasladaría al sector social.

Este último año he vivido situaciones particulares, donde nos piden ayuda y después sacan sin avisar productos similares, donde no responden a nuestra invitación de colaboración y después participan en otros programas del sector, donde nos ignoran y entran a nuestra plataforma para ver en que estamos ahora, donde nos sacan información para luego decirnos que no. La verdad es que este tipo de cosas me afecta, es un sin sabor, algo inesperado. Creo que puede ser el miedo y a su vez la necesidad de supervivencia, parece que el fin justifica los medios, aunque no estoy de acuerdo.


Desde el primer momento hemos tratado de sumar aliados, de ver que nos une en lugar de que nos separa, de convertir competidores en colaboradores, de conversar con los principales actores. Siento que hemos logrado con ello un mejor programa, una declaración de intenciones que nos ha permitido mayor coherencia con el Paradigma Co, que ha generado confianza con muchas organizaciones dentro del sector. Hoy son pocos los actores que nos dejamos por fuera, pero seguimos con las puertas abiertas.


Consideramos que tenemos algo único dentro del ecosistema, que no tenemos que replicar lo que otros hacen, que debemos tejer redes para generar un mayor impacto. Es por eso, que hoy no me imagino abriendo una aceleradora o un fondo de inversión de impacto, sino más bien buscando estos actores con los que ir de la mano.


Por otro lado, hay lineas rojas que no estoy dispuesto a cruzar, más allá de algún proyecto que nos saque del foco de lo que queremos lograr, me refiero a asuntos de índole moral. Aunque en realidad, creo que todo no es blanco o negro, y en el momento en que estemos entrando en zonas grises, será porque lo estamos logrando, porque hay cuestiones éticas que debemos plantearnos, porque algo hemos hecho bien que nos lleva a complicarnos, porque merece la pena meternos en el barro.

Creo que nos queda mucho camino, seguramente más desilusiones y sorpresas, pero estamos construyendo relaciones auténticas, colaboraciones a largo plazo que me llenan de alegría y que nos permitirán trascender algún día.



Entradas relacionadas

Ver todo
Entradas recientes
Buscar por tags