La mañana

Hoy me levante a las 5AM, estoy tratando de cambiar mi horario de 4 a 5 por cuestiones familiares, pronto si Dios quiere vamos a ser padres. De 5 a 6 me regalo una hora para entrenar, porque la vida es cuestión de actitud y está se puede mejorar, con un tiempito que se le dedique todos los días sin mucho madrugar. Doy gracias nada más levantarme, por todas las cosas bonitas que me regala la vida, por las personas que tengo cerca y por tener las principales necesidades cubiertas.

 

Después me preparo una granola con leche y me pongo a ver un vídeo, puede ser un TEDx, un speaker de mi interés, alguna entrevista o pequeño documental, o incluso en ocasiones realizo un curso online. Es una manera de comenzar el día aprendiendo, ya que considero que hoy en día es necesario implementar un hábito de aprendizaje continuo, pues la velocidad en que todo cambia nos puede dejar fuera de sitio. Le dedico entre 10 y 15 minutos, no es mucho. A continuación, comienzo a escribir mi diario, donde comento los acontecimientos cotidianos, que si fui a dar una conferencia a una Universidad, que si tome un tinto con una persona auténtica, que si logre nuevos voluntarios para Hola Ghana, que si disfrute de una caminata… es una estrategia que me sirve para practicar, para reflejar historias positivas y obligarme a escribir cada día. Después planifico el día, simplemente tardo 5 minutos en coger la agenda y fijar las actividades en bloques de 30 minutos, actividades que previamente he dado prioridad gracias a la planificación de objetivos que realizo con carácter mensual.

 

Me pongo a meditar, utilizo la aplicación Insight Timer para llevar el registro y el tiempo que voy a dedicar, trato de concentrar mi atención en la respiración y entrenar la mente para ser más consciente. Llevo más de un año practicando con excelentes resultados. Comencé con 5 minutos al día y ahora le dedico una media de 15 o 20, sin duda me doy más cuenta cuando la mente no para de dar vueltas. Soy capaz de parar, de dejar pasar los pensamiento y volver a centrar mi atención, tengo un mayor nivel de conciencia que me ayuda en cuanto salgo por la puerta. Sigo con la realización de abdominales, una serie de 100 que no me lleva más de 10 minutos, que me despiertan y hacen que la energía de mi cuerpo se active para comenzar las tareas.

 

Aquí ya son las 6am, entonces me pongo a regar la huerta, doy de comer a las gallinas y comienzo a preparar el desayuno como cada día. Antes de las 7 desayunamos y salgo a correr por la vereda con mi perro Bruno a no ser que llueva. Por lo general, logro salir 2 días a la semana, durante 1 hora por caminos de tierra y paisajes de montaña. Regreso y me ducho, repito los valores que rigen mi vida y reviso los objetivos del año que tengo pegados en el baño. Estoy listo para empezar a las 8am un nuevo día de trabajo, con cosas urgentes como otras personas, a veces con tráfico y desplazamientos largos (que aprovecho para leer todo el rato), pero con una gran diferencia, mi día empezó de otra manera.

 

"La brisa de la mañana tiene secretos que contarte, no vuelvas a dormir" Rumi

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

El entusiasmo

September 10, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

September 10, 2020

September 3, 2020

August 21, 2020

July 30, 2020

July 16, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags