Momentos espaciales

Estos días estaba pensando en lo feliz que soy, lo afortunado que me siento, por haber encontrado el amor de mi vida, por tener relaciones auténticas, amistades de las buenas, un maravilloso hogar que hemos ido construyendo, una hija muy alegre y divertida, un propósito de vida. También me he dado cuenta de que todo cambia, de que pasa el tiempo como estrellas fugaces y lo más importante es vivir este y otros momentos espaciales.

Jugar con Lucía en la mañana al amanecer, el sol calentándome la mejilla al comenzar un nuevo día, contemplar la niebla desaparecer, picar algo mientras preparo el desayuno en la cocina, el sabor de un buen café, la rica comida que prepara Lulu y disfrutarla en familia, la siesta después de comer, la lectura después de la siesta con otro café, las conversaciones con personas auténticas, hablar con la familia que no está cerca, salir en bici por la vereda y sentir frío en los brazos o miedo a pegarme un tortazo, caminar por la naturaleza, la copa de vino con unas patatas fritas para celebrar algo, momentos espaciales que ocurren a diario.


Esto es lo que nos llevamos, si miró para atrás algunos recuerdos se empiezan a borrar, si miro para adelante no sabemos que pasará, por eso doy gracias al levantarme cada día, por todo lo que he vivido, por ser consciente de ello, por el camino que estoy recorriendo.

Mañana quizá todo se acabe, pueden venir momentos desagradables, Lucía se hace grande, mis padres cada vez más mayores, mis sobrinos ya salen con sus amigos, algunos proyectos puede que se acaben, la salud es una lotería y nunca se sabe, de mayor la soledad quizá no sea tan agradable, pero en el fondo el planeta tierra es un pequeño punto azul en el espacio y mi vida no es tan importante.


Sigo disfrutando hasta que esto se acabe, y tu ¿disfrutas los momentos espaciales?



Entradas relacionadas

Ver todo
Entradas recientes
Buscar por tags