¿Quién confía en ti?

Estos días me hicieron una entrevista en cadena SER a raíz del anuncio de Confianza Mapfre, y de nuevo me puse a reflexionar sobre este concepto.


Es increíble lo importante que es en la vida tener cerca al menos una persona que crea en ti, que te escuche. Sin duda esa persona ha sido Lulu en los últimos años, mi compañera de viaje, que ha creído en mi desde el primer momento y que me anima a seguir. Considero que mi propósito de vida es compatible con el amor de mi vida. Mis logros son compartidos y mis derrotas o fracasos comprendidos, siento que no tengo miedo a fallar y que me puedo arriesgar y eso resulta fundamental.


Soy una persona muy agradecida, además hace un año adoptamos a Lucía y confía en mi como si hubiese estado ahí toda la vida. Es algo muy especial, una personita tan pequeñita haciendo parte de mi vida. Me sorprendo mirándola y riéndome con sus gracias, me asombra su inteligencia y como asocia ideas, me deslumbra su gran capacidad de memoria y su alegría vital es otra historia.


Por supuesto ha creído en mí mi madre, a pesar de las muchas veces que la he fallado. Una persona muy trabajadora, Buena (con B mayúscula, de Bondad, de Bien, de Bendición) y generosa. Sin duda que de ella he aprendido valores nobles que me han ayudado en la vida.


Mi Padre está ahí, apoyando siempre en lo que puede y también confiando que voy lograr cosas grandes. Siento que me gusta compartir con el los pequeños logros, porque también estoy muy agradecido por su fuerte influencia en mi vida. Nada como esos paseos matutinos por los cotos de Castilla o esas vacaciones de verano en Palencia o la oportunidad de ayudarle con 16 años en su trabajo, fabricando aparatos de ozono para comercializarlos ...


Con el paso de los años en mi hermano gemelo he encontrado un gran apoyo, un buen amigo, una persona sabia que escucha y aconseja, una persona con los pies en la tierra. Otro motivo más junto a mis sobrinos para esforzarme por dar buen ejemplo y llegar lejos.


También mis buenos amigos que se cuentan con los dedos de la mano, como Dani o Moya, esos que no me juzgan y que quieren verme cuando paso por casa una o dos veces al año. Amigos que me ayudan a saber de donde vengo y a no volverme un idiota cuando pasan cosas grandiosas.


Y como no, Wisdom, mi hermano africano. Una persona que me ha abierto el corazón desde el primer momento, una persona que se ha arriesgado confiando en mi con los ojos cerrados, una persona que sabe lo que tenemos entre manos y la gran responsabilidad que vamos asumiendo año tras año.


También he cultivado una amplia red de contactos con el paso de los años y siento muy cerca el aprecio de muchas personas que se cruzan en mi destino y me acompañan en el camino.


¿Quién confía en ti?



Entradas recientes
Buscar por tags