Un accidente, un milagro

El pasado fin de semana tuve un accidente montando a caballo, de nuevo ocurrió un milagro. Estaba pasando el día en casa de unos amigos en Sesquile, celebrando el cumpleaños de uno de sus hijos y pasándolo muy bien.

De repente se pusieron a ensillar caballos para dar un paseo por la vereda y no pude evitarlo, quise probar a montar un rato. En el potrero me subí por primer vez a “La mona”, pero no me fue bien. Lo primero que hizo fue ponerse de manos, rápidamente me agarré a la silla y logré no caerme, pero me sorprendió su reacción, algo inesperado. Mientras seguían ensillando, se vino el aguacero y toco parar un rato.

Seguimos jugando con nuestros hijos que esa tarde daban de comer a conejos, cabras y caballos, sembraban una mata o comían tarta. Fue muy divertido y prendieron la chimenea de la casa para calentarnos, que maravilla de cumpleaños. Parece que escampó y veo salir de nuevo a la gente a los caballos, le digo a uno de ellos y subo a verlos. Finalmente me invitan a venir, solo queda libre “La mona”, pero me sugieren llevarla de la cuerda con otro caballo, hasta que coja el paso. Me decido a intentarlo.

Salimos de la finca y de repente alguien me dice que tengo mal los estribos, en ese momento que me están ayudando a ajustarlos, la yegua actúa de nuevo, primero se vuelve a poner de manos pero consigo sujetarme, sin embargo, al segundo intento se voltea por completo y me tira al suelo. Todo fue muy rápido y me doy un golpe duro en la espalda, pero me llevo un susto al ver que el animal se me viene encima, consigo moverme y que caiga sobre mi pierna y me haga un ligero corte en la rodilla, no se como logro moverme para librarme de una coz y me quedo en shock.

Siento un dolor fuerte en la zona lumbar, me cuesta levantarme. Tardo unos segundos en reaccionar, me preguntan si estoy bien y no se que contestar. Me regreso caminando a la casa, me pongo frío, tomo algo para el dolor y un relajarte muscular, hacemos bromas y no le doy importancia. Después de tres días que no mejora me toca ir a la clínica a revisar, el tema de la espalda es algo delicado y me sigue doliendo demasiado. Después de una radiografía, doy gracias a Dios porque no me he roto nada, es una contusión y los músculos están agarrotados, estiramientos, frío y calor, 5 día de fisioterapia mejoraran mi situación.

No es la primera vez que tengo un accidente, no es la primera vez que me salvo, tengo más vidas que un gato. Primero fue un accidente en coche con mi padre contra un camión, nos libramos. Después un accidente frontal con otro coche en España, salgo por la ventana pero no me pasa nada. Más tarde la Malaria en África, consigo curarme a pesar de que me dio de nuevo al regresar a Colombia, menuda historia. Hace un par de años una Manta raya me picó en Bahía Solano, sentí mucho dolor pero fue en el pie y no el corazón…. Son muchas situaciones, donde mi vida corrió peligro, donde podía haberme pasado algo grave, pero otro milagro ocurrió para salvarme!

Entradas recientes
Buscar por tags